Inicio
escucha OMC Radio en directo
 


#OndaSaludRadio Cáncer de mama en hombres y mujeres y campaña de la gripe 2017-18

18 de octubre de 2017.

Hoy empezamos hablando sobre la Gripe.

Esta campaña no se espera que llegue antes de Navidad y por este motivo aún no ha comenzado la campaña de vacunación en la Comunidad de Madrid. Se espera que sea a finales del mes de octubre.

Los grupos de riesgo que deben vacunarse son las personas de más de 60 años, las personas que tengan enfermedades crónicas, los miembros de los servicios públicos, los niños con problemas respiratorios y las embarazadas. No es necesario vacunarse el primer día de campaña pero si que es importante no olvidarse de hacerlo.

El segundo tema del día es el Cáncer de Pecho en los hombres. Los hombres también tienen pecho y se puede producir un cáncer.

Los factores de riesgo para el cáncer de seno en los hombres incluyen la exposición a radiación, antecedentes familiares de cáncer de seno y altos niveles de estrógeno, que puede presentarse con enfermedades como la cirrosis o el síndrome de Klinefelter.

Si observas cambios persistentes en tus mamas, debes consultar a tu médico. Estos son algunos indicios a los que debes prestar atención:

• un bulto en la mama

• dolor en el pezón

• un pezón invertido

• secreciones en el pezón (transparentes o con sangre)

• úlceras en el pezón y la areola (el pequeño anillo de color alrededor del centro del pezón)

• ganglios linfáticos dilatados debajo del brazo

Recuerda que el aumento de tamaño de ambas mamas (no solo de un lado) NO suele implicar la presencia de cáncer. El término médico para esto es ginecomastia. A veces las mamas pueden adquirir un tamaño considerable. El agrandamiento de las mamas no vinculado al cáncer puede originarse debido al uso de medicamentos, el aumento de peso, el consumo elevado de alcohol, o el consumo de marihuana.

El estadio clínico es el factor pronóstico más importante utilizándose el mismo sistema de estadificación TNM que en la mujer.

El tratamiento es similar al cáncer de mama en la mujer, aunque el tratamiento quirúrgico preferible es la mastectomía.

El Cáncer de mama en las mujeres es frecuente y se diagnostican más de 22.000 al año en España.

Tenemos muchas medidas de prevención precoz y tratamiento que permiten tener más del 90% de superación de la enfermedad.

El cáncer de mama no se puede prevenir, sin embargo estudios recientes parecen demostrar que el riesgo de padecer cáncer de mama se puede reducir realizando ejercicio físico de forma regular (al menos 4 horas a la semana), evitando el sobrepeso y la obesidad tras la menopausia y el consumo regular de alcohol.

Además, se ha podido demostrar mediante estudios epidemiológicos, que el uso de tratamientos hormonales sustitutivos durante la menopausia se asocia a un incremento del riesgo de padecer cáncer de mama. El descenso de número de mujeres que reciben este tipo de tratamientos sustitutivos ha coincidido con un descenso proporcional en el número de casos nuevos de cáncer de mama. Por tanto: Evite el tratamiento hormonal sustitutivo tras la menopausia.

Si existe una historia familiar de cáncer de mama es conveniente que se pida Consejo genético, que permitirá determinar si se asocia con una mutación genética (BRAC1, BRAC2).

En mujeres con riesgo muy elevado de desarrollar cáncer de mama existen varias opciones terapéuticas. La paciente, junto con su médico debe valoar las ventajas e inconvenientes de cada una de ellas y decidir qué opción es la más adecuada.

Las posibilidades terapéuticas son las revisiones frecuentes la mastectomía profiláctica y la quimioprevención.

Para hacer una autoexploración

Paso 1: párate frente a un espejo con los hombros rectos y los brazos junto a la cadera y mírate las mamas.

Esto es lo que debes encontrar:

• mamas de tamaño, forma y color normales

• mamas bien formadas, que no presentan deformaciones ni inflamaciones visibles

Si notas alguna de las siguientes alteraciones, informa a tu médico:

• formación de hoyuelos, arrugas o bultos en la piel

• cambio de posición de un pezón o pezón invertido (está metido hacia adentro en lugar de sobresalir)

enrojecimiento, dolor, sarpullido o inflamación

Paso 2: ahora, levanta los brazos y fíjate si ves las mismas alteraciones.

Paso 3: cuando estés frente al espejo, fíjate si te sale líquido de uno o ambos pezones (puede ser transparente, lechoso o amarillento, o sangre).

Paso 4: luego, acuéstate y pálpate las mamas con las manos invertidas, es decir, la mama izquierda con la mano derecha y viceversa. Procura utilizar un tacto firme y pausado con las yemas de los dedos, manteniendo los dedos rectos y juntos. El movimiento debe ser circular, del tamaño de una moneda aproximadamente.

Controla la mama completa de arriba a abajo y de lado a lado: desde la clavícula hasta la parte superior del abdomen, y desde la axila hasta el escote.

Sigue algún tipo de patrón para asegurarte de cubrir la mama entera. Puedes empezar con el pezón y avanzar en círculos cada vez mayores hasta llegar al borde exterior de la mama. También puedes mover los dedos verticalmente, hacia arriba y hacia abajo, como si estuvieras cortando el césped. Este movimiento ascendente y descendente suele ser el más utilizado por las mujeres. Asegúrate de palpar todo el tejido mamario, tanto en la parte delantera como en la parte trasera: para palpar la piel y el tejido superficiales, ejerce una leve presión; para llegar al tejido ubicado en la parte media de las mamas, una presión moderada, y para el tejido profundo, una presión firme. Al llegar al tejido profundo, tienes que poder sentir la caja torácica.

Paso 5: finalmente, pálpate las mamas estando de pie o sentada. Muchas mujeres dicen que la mejor forma de palparse las mamas es cuando la piel se encuentra mojada y resbaladiza, de modo que prefieren realizar este paso en la ducha. Controla la mama completa con los mismos movimientos que se describen en el paso 4.





- - - - - - -